PALACIO DE CARLOS V.

El Palacio de Carlos V

 

Palacio de Carlos V

Palacio de Carlos V

El origen del Palacio de Carlos V se debió a la necesidad de un lugar que reuniese todas las comodidades de la época para el emperador y su familia, ya que el Alcázar, que era su residencia de verano, no cubría sus necesidades. 

El emperador ordenó la construcción del palacio junto a la Alhambra para poder disfrutar de sus maravillas. El arquitecto encargado de la obra fue Pedro Machuca, un enamorado del renacimiento de acreditada experiencia. La construcción del palacion comenzó en 1527 y finalizó en su totalidad en 1957. La construcción pasó por varias etapas, falta de fondos, sublevaciones que pararon las obras, etcétera. Los techos llegaron a hundirse por abandono. 

El palacio es cuadrado, con una fachada principal de 63 metros de ancho por 17 metros de alto. Destaca su patio circular en el centro, único en su estilo y la obra más destacada del renacimiento en España. Sólo están decoradas las fachadas sur y oeste en su totalidad. La norte y este sólo en parte, debido a que el edificio esta unido al Alcázar de la Alhambra.

 

Palacio de Carlos V

Siendo ya dueño de América, el Emperador Carlos V trasladó su corte a las casas reales de la Alhambra, para pasar en
ellas el verano de 1526. Nació entonces en el Emperador el deseo de hacer de Granada uno de sus puntos de residencia, por lo que proyectó construir un nuevo palacio, con mayores comodidades y más espacio que el árabe, pero conectado a éste para seguir disfrutándolo,continuando con ello la labor comenzada por sus abuelos -los Reyes Católicos-, y con el deseo de convertir este palacio en el gran centro aúlico del Imperio. Así se llevó a efecto una de la

El Museo de la Alambra está ubicado dentro del conjunto monumental de la Alhambra, este emblemático edifico fue construido como residencia imperial en 1527 por el arquitecto Pedro Machuca. Siendo uno de los ejemplos más representativos de la arquitectura renacentista española, su autor, formado en Roma junto a Miguel Ángel, llevó a efecto una obra de acusada tendencia italianizante y original resolución de su planta, lo que supuso una gran novedad formal para la arquitectura del siglo XVI. Constituido el edificio por una planta cuadrada en la que se inscribe un patio circular, de sus cuatro fachadas sólo están terminadas la sur y la oeste en su totalidad, quedando el resto resueltas parcialmente por estar el edificio adosado al Alcázar árabe.

El palacio se estructura en el exterior en dos cuerpos diferenciados construidos en cantería. El inferior cuenta con decoración de almohadillado y resaltadas pilastras de orden toscano en las que se insertan grandes aldabas de bronce con cabezas de león y águila. En los espacios intermedios se abren ventanas rectangulares y, sobre éstas, otras circulares de menor tamaño. Se repite este esquema de manera similar en la parte superior, donde se abren balcones entre pilastras de orden jónico que se apoyan en un entablamento corintio, acompañadas con mayor profusión decorativa, compuesta por símbolos de la Orden del Toisón y columnas con el Plus Ultra en los pedestales, al tiempo que la decoración de guirnaldas, racimos de granadas y figuras infantiles se distribuye en torno a los frontones y guardapolvos que coronan los vanos. La fachada se completa con dos magníficas portadas realizadas en mármol de la sierra de Elvira, resueltas con un completo programa iconográfico.

En el interior, un magnífico patio circular ocupa el centro de la construcción y articula las distintas dependencias del palacio que se abren a través de arcos y vanos entre hornacinas.

El ángulo noreste del palacio lo ocupa la capilla, ubicándose escaleras en los ángulos restantes. El patio, distribuido en dos alturas, se rodea por un ancho pórtico adintelado formado por doble galería de 32 columnas de piedra.

Tras la muerte del autor, en 1550, se designó a su hijo Luis para sucederle, interviniendo con posterioridad en los trabajos una larga lista de artistas. Pero la falta de fondos impidió la continuación de las obras, quedando el palacio sin cubierta y sin finalizar las habitaciones. En los primeros años del siglo XX la Comisión de Monumentos, encargada de dirigir la restauración de la Alhambra, encomienda al arquitecto Ricardo Velázquez Bosco la terminación del palacio, trabajo que continuó en 1923 Leopoldo Torres Valvas procediendo, entre otras reformas estructurales, a techar parte del edificio. Transcurrida la guerra civil las obras se reanudaron bajo la dirección del arquitecto Francisco Prieto.

El Museo de la Alambra ocupa el ala Sur de la planta baja, distribuyéndose en siete salas. Creado en 1870, en 1862 pasó a denominarse Museo Nacional de Arte Hispano Musulman. En 1994 se modificó su denominación, trasladándose a su ubicación actual. El espacio y la instalación expositiva fue diseño del arquitecto Juan Pablo Rodríguez Frade.


 

s mejores obras renacentistas que se hallan fuera de Italia y el primer gran palacio real de los monarcas españoles.

Foto: Ignacio Triviño MosqueraFue Don Luis Hurtado de Mendoza, quien buscó los medios económicos para sufragar el proyecto: los impuestos que debían pagar los moriscos a cambio de conservar algunas de sus costumbres. Posteriormente hubieron de buscarse otros recursos procedentes del Alcázar de Sevilla y los azúcares granadinos. Se encargó la obra en el año 1527 al arquitecto y pintor toledano Pedro Machuca, artista que se había formado en Italia con Miguel Ángel, suponiendo para él su principal obra. Tras su muerte, el 4 de junio de 1550, se encomendó ésta a numerosos arquitectos, algunos tan importantes como Juan de Orea, que desempeñaba la obra de la Catedral de Granada, o Juan de Minjares, aparejador de los palacios de Aranjuez y El Escorial.

El edificio, de cantería, es cuadrado, y mide 63 m. de longitud y 17,40 de altura en las fachadas principales, quedando inscrito en el interior su patio circular, lo que determina una planta extraña y de difícil aprovechamiento, sin precedentes construidos. Está unido al Alcázar árabe, por lo que sólo están decoradas las fachadas sur y occidental, parte de la del norte y sólo una mitad de la otra. El edificio consta de dos cuerpos: el inferior de orden toscano, de obra almohadillada, con sillares picados y muy salientes pilastras en las que se insertan grandes anillones de bronce para atar los caballos. En los espacios intermedios de las pilastras se abren ventanas rectangulares y, sobre ellas, otras circulares (acristaladas recientemente), entendiéndose a lo largo de este cuerpo un amplio poyo que forma el zócalo del palacio.

 

Análoga disposición de huecos y pilastras ofrece el cuerpo segundo, aunque está mucho más ornamentado y, en él, bajo las ventanas circulares, se abren balcones con adornados dinteles. Las pilastras son de orden jónico, apoyando un entablamente corintio.

 

FFoto: Ignacio Triviño MosqueraLa parte central de las dos fachadas principales las ocupan magníficas portadas de mármol de Sierra Elvira,
que son de lo más bello del Renacimiento español. La del mediodía (mirando a la Torre de la Justicia) tiene el cuerpo inferior jónico; los pedestales que se prolongan a los lados para sostener dos leones tendidos tienen en sus netos bajo-relieves con trofeos guerreros, romanos, árabes, turcos y cristianos; la puerta tiene una cornisa y frontón con un relieve de la Abundancia en su tímpano y, sobre él, figuras aladas de la Fama y la Victoria ofreciendo coronas al vencedor y acompañadas de geniecillos. El segundo cuerpo de esta portada es corintio, y sus dobles columnas se apoyan en pedestales con relieves que forman una balconada.

Foto:Carlos Solana

 

La portada del lado occidental, que se considera la principal entrada del Palacio, es de orden dórico, con cuatro grupos de columnas dobles estriadas, cuyas basas y capiteles están preciosamente adornados (a la izquierda foto de uno de los bajo-relieves de los pedestales). Entre las columnas se abren tres puertas: la central, de gran tamaño, sirve de apoyo a la estatua de una mujer que sostiene una granada simbólica en una de sus manos y extiende la otra en ademán de señalar, como haciendo al Emperador la ofrenda del palacio. Las otras dos puertas son más pequeñas y están adornadas con grupos de frutas en ménsulas y con medallas en sus tímpanos. Sobre estas portadas aparecen medallones enmarcados en piedra serpentina.

En cuanto a la fachada oriental (mirando a Santa María de la Alhambra), ocupa su centro una puerta en cuyo dintel aparece grabada la inscripción «Imp. Caes. Karolo V». Otra puerta similar se encuentra en la fachada norte, dando frente a la entrada actual del Alcázar árabe y por ella tienen acceso las dependencias subterráneas de éste.

 

El patio, en alto, es por su grandeza y suntuosidad, una de las más bellas creaciones del Renacimiento. Su amplio círculo, de 30 m. de diámetro, ocupa el centro de la construcción y le rodea un ancho pórtico con 32 columnas dóricas. Las columnas, de piedra pudinga del Turro (Loja), corresponden a otras tantas pilastras que decoran el muro del claustro, entre las que se abren arcos, hornacinas y puertas para comunicar con las diversas dependencias del edificio. Igual disposición ofrece la parte alta, que tiene columnas jónicas apoyando un entablamiento de piedra de Elvira que forma un anillo de sorprendente ejecución.

 

 

El Museo de la Alambra está ubicado dentro del conjunto monumental de la Alhambra, este emblemático edifico fue construido como residencia imperial en 1527 por el arquitecto Pedro Machuca. Siendo uno de los ejemplos más representativos de la arquitectura renacentista española, su autor, formado en Roma junto a Miguel Ángel, llevó a efecto una obra de acusada tendencia italianizante y original resolución de su planta, lo que supuso una gran novedad formal para la arquitectura del siglo XVI. Constituido el edificio por una planta cuadrada en la que se inscribe un patio circular, de sus cuatro fachadas sólo están terminadas la sur y la oeste en su totalidad, quedando el resto resueltas parcialmente por estar el edificio adosado al Alcázar árabe.

El palacio se estructura en el exterior en dos cuerpos diferenciados construidos en cantería. El inferior cuenta con decoración de almohadillado y resaltadas pilastras de orden toscano en las que se insertan grandes aldabas de bronce con cabezas de león y águila. En los espacios intermedios se abren ventanas rectangulares y, sobre éstas, otras circulares de menor tamaño. Se repite este esquema de manera similar en la parte superior, donde se abren balcones entre pilastras de orden jónico que se apoyan en un entablamento corintio, acompañadas con mayor profusión decorativa, compuesta por símbolos de la Orden del Toisón y columnas con el Plus Ultra en los pedestales, al tiempo que la decoración de guirnaldas, racimos de granadas y figuras infantiles se distribuye en torno a los frontones y guardapolvos que coronan los vanos. La fachada se completa con dos magníficas portadas realizadas en mármol de la sierra de Elvira, resueltas con un completo programa iconográfico.

En el interior, un magnífico patio circular ocupa el centro de la construcción y articula las distintas dependencias del palacio que se abren a través de arcos y vanos entre hornacinas.

El ángulo noreste del palacio lo ocupa la capilla, ubicándose escaleras en los ángulos restantes. El patio, distribuido en dos alturas, se rodea por un ancho pórtico adintelado formado por doble galería de 32 columnas de piedra.

Tras la muerte del autor, en 1550, se designó a su hijo Luis para sucederle, interviniendo con posterioridad en los trabajos una larga lista de artistas. Pero la falta de fondos impidió la continuación de las obras, quedando el palacio sin cubierta y sin finalizar las habitaciones. En los primeros años del siglo XX la Comisión de Monumentos, encargada de dirigir la restauración de la Alhambra, encomienda al arquitecto Ricardo Velázquez Bosco la terminación del palacio, trabajo que continuó en 1923 Leopoldo Torres Valvas procediendo, entre otras reformas estructurales, a techar parte del edificio. Transcurrida la guerra civil las obras se reanudaron bajo la dirección del arquitecto Francisco Prieto.

El Museo de la Alambra ocupa el ala Sur de la planta baja, distribuyéndose en siete salas. Creado en 1870, en 1862 pasó a denominarse Museo Nacional de Arte Hispano Musulman. En 1994 se modificó su denominación, trasladándose a su ubicación actual. El espacio y la instalación expositiva fue diseño del arquitecto Juan Pablo Rodríguez Frade.


El Museo de la Alambra está ubicado dentro del conjunto monumental de la Alhambra, este emblemático edifico fue construido como residencia imperial en 1527 por el arquitecto Pedro Machuca. Siendo uno de los ejemplos más representativos de la arquitectura renacentista española, su autor, formado en Roma junto a Miguel Ángel, llevó a efecto una obra de acusada tendencia italianizante y original resolución de su planta, lo que supuso una gran novedad formal para la arquitectura del siglo XVI. Constituido el edificio por una planta cuadrada en la que se inscribe un patio circular, de sus cuatro fachadas sólo están terminadas la sur y la oeste en su totalidad, quedando el resto resueltas parcialmente por estar el edificio adosado al Alcázar árabe.

El palacio se estructura en el exterior en dos cuerpos diferenciados construidos en cantería. El inferior cuenta con decoración de almohadillado y resaltadas pilastras de orden toscano en las que se insertan grandes aldabas de bronce con cabezas de león y águila. En los espacios intermedios se abren ventanas rectangulares y, sobre éstas, otras circulares de menor tamaño. Se repite este esquema de manera similar en la parte superior, donde se abren balcones entre pilastras de orden jónico que se apoyan en un entablamento corintio, acompañadas con mayor profusión decorativa, compuesta por símbolos de la Orden del Toisón y columnas con el Plus Ultra en los pedestales, al tiempo que la decoración de guirnaldas, racimos de granadas y figuras infantiles se distribuye en torno a los frontones y guardapolvos que coronan los vanos. La fachada se completa con dos magníficas portadas realizadas en mármol de la sierra de Elvira, resueltas con un completo programa iconográfico.

En el interior, un magnífico patio circular ocupa el centro de la construcción y articula las distintas dependencias del palacio que se abren a través de arcos y vanos entre hornacinas.

El ángulo noreste del palacio lo ocupa la capilla, ubicándose escaleras en los ángulos restantes. El patio, distribuido en dos alturas, se rodea por un ancho pórtico adintelado formado por doble galería de 32 columnas de piedra.

Tras la muerte del autor, en 1550, se designó a su hijo Luis para sucederle, interviniendo con posterioridad en los trabajos una larga lista de artistas. Pero la falta de fondos impidió la continuación de las obras, quedando el palacio sin cubierta y sin finalizar las habitaciones. En los primeros años del siglo XX la Comisión de Monumentos, encargada de dirigir la restauración de la Alhambra, encomienda al arquitecto Ricardo Velázquez Bosco la terminación del palacio, trabajo que continuó en 1923 Leopoldo Torres Valvas procediendo, entre otras reformas estructurales, a techar parte del edificio. Transcurrida la guerra civil las obras se reanudaron bajo la dirección del arquitecto Francisco Prieto.

El Museo de la Alambra ocupa el ala Sur de la planta baja, distribuyéndose en siete salas. Creado en 1870, en 1862 pasó a denominarse Museo Nacional de Arte Hispano Musulman. En 1994 se modificó su denominación, trasladándose a su ubicación actual. El espacio y la instalación expositiva fue diseño del arquitecto Juan Pablo Rodríguez Frade.